Ayer dio comienzo la cuaresma. y todos nos reunimos en la capilla del centro para celebrar el Mércoles de ceniza.

En una bonita celebración, diferenciada por niveles, recordamos lo que significa este tiempo de cuaresma en el que se nos invita a cambiar, a quitar de nuestra forma de ser y actuar aquello que nos aleja de  Dios y del prójimo. 

Además de recibir la ceniza, símbolo de esas ganas de cambio,, ayer salimos de la celebración con un hilo morado (color litúrgico de este tiempo) atado a nuestra muñeca,que nos recordará durante estos cuarenta días que hay cosas que nos atan y nos bloquean en nuestro actuar. Esas cosas con las que debemos de romper. FELIZ CUARESMA A TODOS.