Un año más, celebramos en el cole esta fiesta tan típica de nuestra Comunidad Autónoma.

En un ambiente totalmente motañés, donde los niños se encontraron al bajar al patio música popular montañesa, alumnos mayores bailando jotas y pericotes  (que animaron a que algunos de los más pequeños se iniciaran en este "arte") y hasta una pequeña bolera montada y preparada para que los peques pudieran probar el bolo palma, nuestros alumnos y profesores disfrutaron de la tradición de las castañas asadas. 

Previamente, en las aulas, los profesores habían ambientado la fiesta con dibujos, cuentos y charlas sobre tradiciones relacionadas con esta fiesta tan otoñal y tan típica de Cantabria.